¿Por qué soy vegana, y por qué crudivegana?

Vivimos en una sociedad en que lo más habitual del mundo es nacer y criarse en familias dónde lo más normal del mundo es consumir una gran abundancia de productos de origen animal, ya sea carne, pescado, huevos o productos lácteos. Nos educan con la creencia de que estos productos son necesarios para nuestra salud y de que, si no los consumimos, tarde o temprano vamos a empezar a padecer carencias nutricionales y, por consiguiente, nos vamos a enfermar. Esa era mi creencia durante casi toda mi vida hasta que por razones éticas decidí volverme vegetariana. Los animales siempre fueron y son una de mis más grandes pasiones, siempre los he amado y nunca había llegado a cuestionarme el dejar de comerlos por las razones que explico anteriormente, por creerlos necesarios para poder subsistir.

Fue entonces cuando, un día por casualidad, en un concierto de Bryan Adams, mi pareja por aquel entonces, me comentó que el cantante era vegano! ¿Vegano? ¿Pero qué significa realmente vegano…? Desde ese momento, un nuevo estado de conciencia se abrió para mí, a decir verdad, comencé a ser consciente, comencé el maravilloso camino del “despertar de la conciencia”. Automáticamente una búsqueda exhaustiva de información comenzó para mí, no quería seguir siendo parte de esa triste masacre innecesaria de seres sintientes e inocentes, mis mejores amigos, grandes maestros. Pasé momentos muy duros viendo imágenes, videos, leyendo, informándome, despertando a la realidad… momentos extremadamente difíciles pero necesarios para poder llegar a tomar una de las mejores decisiones de mi vida. Lo que no me podía imaginar en ese momento, es que con esa decisión, no sólo estaba aportando mi granito de arena a un nivel ético, sino que estaba empezando a “PRESERVAR” mi salud. Estuve seis meses siendo ovolactovegetariana buscando miles de respuestas a nivel nutricional, con miedos de experimentar algún tipo de carencia. Pero esa aún no era la respuesta que estaba buscando, tanto a nivel ético, como a nivel nutricional. Los ovolactovegetarianos incluyen en su alimentación productos lácteos y huevos, los suelen consumir sin medida, como así era mi caso, intentando suplementar la falta de carne, con la creencia errónea de que los necesitan.

                                                                                       *YouTube Channelhttps://www.youtube.com/watch?v=EzaEfZW4b74Anímate a visitarlo!

Así que después de ese tiempo de ovolactovegetariana y de investigación acerca de la dieta vegana decidí, totalmente convencida tanto a nivel ético como a nivel nutricional, comprobar por mí misma los beneficios que ésta, si se hace de forma adecuada, conlleva. Pero fue realmente con el crudiveganismo frugívoro con el que empecé a experimentar y sigo experimentando resultados maravillosos e impensables. Las dolencias que yo consideraba “normales” mejoraban día a día hasta el punto de desaparecer y comenzaba a sentir unos niveles de energía y vitalidad que no recordaba tener desde la infancia. Me empezaba a sentir “viva”, como me siento hoy, y esa es la sensación que deseo para el resto de personas que deseen sentirla.

Lo que debo de aclarar es que, a pesar de que el crudiveganismo, veganismo, e incluso el vegetarianismo, son opciones mucho más saludables al omnivorismo, si se hacen de una forma inadecuada, se pueden cometer muchos errores también, que nos pueden llevar a desarrollar igualmente problemas de salud. Por este motivo es importante informarse bien al respecto o ponerse en manos de un profesional experimentado en la materia que te guíe en el camino.

Un consejo que me gustaría darte, no te compares con nadie, cada persona tiene una única historia así como una única genética. La única forma de saber si algo funciona es comparándote contigo mismo antes y después de experimentar cualquier tipo de cambio que desees experimentar en tu vida.

Y no te olvides de seguir a tu corazón.

Love and Peace

Wild Jungle "Chitafruit"